A través de una selección de opciones basadas en la pertinencia territorial, mayor consumo y producción nacional, el Ministerio de Medio Ambiente lanzó la encuesta “Vota por la Fruta y Verdura más querida de Chile” y los resultados no se dejaron esperar dando el primer lugar a la sandía y el tomate, dejando a la frutilla y la lechuga en segundo lugar.

La iniciativa, organizada por el Ministerio de Agricultura en conjunto con Elige Vivir Sano y la Corporación 5 al Día, busca que la Organización de las Naciones Unidas ONU declare que el 2021 sea el año de la Fruta y la Verdura en todo el mundo.

Una de las sorpresas de la encuesta fueron los resultados de la categoría “otros” donde las plantas comestibles nativas fueron las protagonistas. La nalca, perteneciente a la familia de las Gunneraceae y nativa del centro – sur de Chile y Argentina, y el chagual, o Puya chilensis, nacida en zonas áridas andinas del país, no fueron olvidadas por los votantes.

Los beneficios de los frutos ganadores

Que ambos alimentos naturaleza ganaran no fue al azar. Es cierto que el sabor de cada uno destaca por sí solo y está en la cocina colectiva nacional. Sin embargo en términos de salud y propiedades también son una fruta y verdura que contienen una alta inyección de vitaminas.

La sandía tiene un alto poder hidratante, un fuerte aporte de minerales y vitaminas A, B y C. Además de refrescar esta fruta aporta licopeno, útil para el corazón. También ayuda a controlar el dolor muscular. Por si sus beneficios fueran pocos la sandía, al no poseer grasas y tener una baja concentración de calorías, se convierte en una opción dulce, saludable y que no engorda. Mientras que el tomate, es un potente antioxidante natural y contiene vitaminas A, K hierro y potasio. Además protege la vista, cuida la piel, evita el estreñimiento y mejora la circulación.