- publicidad -

Canastillas, laminillas, algodones y paneles; cebos que en general han permitido durante largo tiempo mantener controladas las diversas plagas de la fruta en Chile y el mundo entero.

Con las nuevas tecnologías y el constante monitoreo de zonas agrícolas y en especial de los sectores de fruticultores del país, las efectivas trampas han permitido erradicar las diversas variedades de mosca de la fruta en las distintas zonas de Chile.

Luego de un intenso año de seguimientos, estudios y trampas en la región Metropolitana se acaba de terminar con esta plaga dejando a la capital y sus 56 comunas libres de las moscas de la fruta. Mientras que en la zona extrema norte del país, específicamente en Oasis de Pica desde hace un tiempo atrás se viene trabajando con un plan piloto que ha permitido erradicar la mosca de la fruta Ceratitis Capitata; capturada a través de trampas remotas solares, dotadas de cámara fotográfica y sensores climáticos autónomos, de manera que los recursos humanos se optimizan a la hora de detectar esta plaga y otras que implican cuarentena; en este caso, las trampas permiten enviar información a través de los smartphones indicando qué tipo de mosca cayó, evitando así el traslado a estos lugares extremos para la revisión de la captura.

Los Jackson; los más populares entre las trampas

La trampa Jackson es un tipo de cebo que atrae a moscas. Cebos de feromonas son creados con material micro-corrugado de plástico que asegura una larga duración.

La solución que aporta esta trampa a la detección de moscas de la fruta contempladas en la NOM-076-FITO-1999, es muy satisfactoria. Mediante una red de trampeo con la trampa Jackson, se puede detectar la posible presencia de las especies como: La Mosca del Mediterráneo, la Mosca Oriental, la Mosca del Melón o de las Cucurbitáceas.

Las diversas trampas y/o cebos en especial, deben ser manipulados usando guantes de látex o similares para evitar la “contaminación cruzada” o contaminación no intencional de las superficies de las trampas. Es importante considerar que todos los materiales usados para monitoreo pueden ser descartados como residuos domiciliarios ya que carecen de toxicidad.

Otro componente de la trampa Jackson es la Mecha de Algodón, y sirve para contener atrayentes líquidos como el Metil Eugenol para la Mosca Oriental y el Cuelure para atraer a la Mosca de Melón.

La mecha de algodón tiene las dimensiones que establecen los protocolos internacionales para el trampeo de especies exóticas como la Mosca Oriental de la Fruta (Bactrocera dorsalis) y la Mosca del Melón (Bactrocera cucurbitae) así como para la Mosca del Mediterráneo (Ceratitis capitata) cuando se utiliza Trimedlure liquido como atrayente.

La Mecha de algodón mide 5/8 de pulgada de diámetro y 1.5 pulgada de largo. Está fabricada con algodón de primera calidad y viene confeccionada con una malla que la protege de deformaciones por el sobre manejo, el uso de sustancias químicas y la humedad del medio ambiente.

Por su parte, la trampa Panel Amarillo, es un nuevo concepto para el trampeo inundativo y control de amplias y distintas variedades de plagas agrícolas.

La trampa Panel Amarillo, se utiliza como control físico de: Moscas de la Fruta, Mosquita Blanca, Lepidópteros y diversas especies de Palomillas, así como también en el control de la Mosca Pinta o “salivazo” en pastos ganaderos. Efectiva para el control de plagas en: Mango, Aguacate, Naranjas, Mandarinas, Toronjas, Guayaba, Papaya, Tomate, Melón, Pepino, Calabaza, Pasto Forrajero y Caña de Azúcar.

Esta trampa esta hecha para resistir la intemperie; está fabricada con un cartón calibre 24 (0.024 pulgadas) en color amarillo el cual corresponde a la frecuencia de luz a la que la plaga responde. Viene con un pegamento agrícola tropical de alta densidad para evitar escurrimientos.

Fuente: https://todoparamoscasdelafruta.com/

- publicidad -