viernes 21 junio 2024

Inteligencia Artificial en la fruticultura de precisión y modelos de predicción

La inteligencia artificial (IA) se presenta como una herramienta clave para ayudar a los fruticultores a adaptarse a los efectos del cambio climático y mitigar sus impactos. Al aprovechar la IA, se pueden tomar decisiones informadas basadas en datos y anticiparse a los cambios climáticos. 

La caída de la fruta debido a las condiciones climáticas representa un desafío adicional para los agricultores, quienes deben buscar soluciones para mitigar estas pérdidas y optimizar su producción, y la han encontrado en la inteligencia artificial generada para estos casos.

La implementación de tecnologías y prácticas innovadoras, como el uso de sistemas de detección y recolección automatizados, puede ayudar a minimizar los impactos negativos y mejorar la eficiencia en la recolección de la fruta afectada gracias a la inteligencia artificial. 

La inteligencia artificial en la agricultura y en especial en la fruticultura consta de drones aéreos y acuáticos, sensores eléctricos, visuales, olfativos y biológicos, con toda la información posible crea archivos de análisis de la zona, según lo que se necesite saber. Combina la información de los sistemas de posición geográfica y de genética.

De esta manera, la Inteligencia Artificial puede analizar grandes conjuntos de datos históricos y en tiempo real, incluidos datos climáticos, de suelo y de cultivo, para generar pronósticos precisos. Estos pronósticos permiten a los agricultores planificar y ajustar sus operaciones agrícolas, desde la siembra hasta la cosecha, teniendo en cuenta las condiciones climáticas esperadas. Lo que reduce la incertidumbre y ayuda a optimizar la producción.

Fruticultura de precisión y manejo adaptativo. La inteligencia artificial y las tecnologías de agricultura de precisión, como sensores, drones y sistemas de monitoreo permiten recopilar datos detallados sobre las condiciones del suelo, la humedad, la salud de las plantas y otros factores relevantes. 

Cada uno de estos datos son analizados por algoritmos de IA, que generan recomendaciones específicas y adaptativas para el manejo agrícola. Los agricultores pueden ajustar de manera precisa el riego, la aplicación de fertilizantes y pesticidas, y otras prácticas agrícolas, maximizando la eficiencia y minimizando el impacto ambiental.

Selección de cultivos resistentes al clima. La Inteligencia Artificial generada puede ayudar en la selección de variedades de cultivos más resistentes al clima y adaptadas a las nuevas condiciones. 

Mediante el análisis de datos genéticos y el uso de algoritmos de aprendizaje automático, la IA puede identificar características genéticas que confieren resistencia a sequías, temperaturas extremas u otros desafíos climáticos. Esto permite a los agricultores tomar decisiones informadas al seleccionar los cultivos más adecuados para sus condiciones específicas.

La aplicación de la inteligencia artificial en la detección y clasificación de naranjas en el proyecto FOODCOLLECT es un ejemplo concreto y práctico de cómo la IA puede potenciar aún más el potencial de la agricultura de precisión. Mediante el uso de cámaras 2D y 3D, combinadas con algoritmos de IA, se logra identificar y clasificar naranjas y caquis en tiempo real, proporcionando información valiosa sobre la calidad de la fruta recolectada del suelo.

FOODCOLLECT II, una iniciativa que combina robótica colaborativa, navegación autónoma, visión avanzada e inteligencia artificial para abordar un desafío específico: la recolección de frutas del suelo que se han caído de los árboles y que no pueden ser utilizadas directamente para consumo humano.

Fuente: https://www.anproschile.cl/la-inteligencia-artificial-poderosa-herramienta-para-abordar-los-desafios-a-los-que-se-enfrenta-la-agricultura/

Descarga Edición Digital PDF

spot_img