sábado 22 enero 2022

Frutos y cultivos tradicionales ‘casi olvidados’ toman importancia

Son miles los cultivos que han sido olvidados o infrautilizados durante siglos. De casi 7 mil especies son cerca de 170 los cultivados y tan sólo 30 de ellos nos proporcionan nuestra ingesta diaria de calorías procedentes de tres cultivos básicos, arroz, trigo y maíz.

¿Sabías que no todas las bananas son amarillas y curvas como una media luna? ¡Algunas son rectas, otras rechonchas, e incluso algunas son rojas! En realidad, existen 1 000 variedades diferentes de bananas, pero muchos de nosotros nunca lo sabríamos si solo nos fijamos en nuestros mercados o tiendas, donde se vende sobre todo la variedad Cavendish

Debido a que se dañan con menor facilidad durante su transporte y tienen un alto rendimiento, estas bananas “típicas” son las que más se producen. A pesar de la gran diversidad existente, la variedad Cavendish representa casi el 50 por ciento de las bananas cultivadas en el mundo. Sucede lo mismo con muchas de nuestras frutas y hortalizas.

En la historia de la humanidad, de unas 30 mil especies de plantas comestibles, se han cultivado entre 6.000 y 7.000 especies para producir alimentos. Sin embargo, hoy en día solamente utilizamos 170 cultivos a una escala significativa a nivel comercial.

Aún más sorprendente, dependemos en gran medida de solo 30 de ellos para que nos proporcionen las calorías y nutrientes que necesitamos todos los días. Más del 40 por ciento de nuestra ingesta diaria de calorías procede de tres cultivos básicos: arroz, trigo y maíz. 

Existen miles de cultivos que han sido olvidados o infrautilizados durante siglos. Suelen ser cultivos indígenas o tradicionales que prosperan en regiones específicas del mundo. Ya sea porque se cultivan en zonas geográficas pequeñas, tienen rendimientos bajos, requieren un procesamiento prolongado -susceptibles a plagas o no han sido investigados adecuadamente-, nunca se incorporaron al mercado mundial y, por tanto, muchas personas desconocen su existencia, a veces incluso de productos de sus propias regiones.

Actualmente, unos 1 500 millones de personas en el mundo se ven afectadas por una o más formas de carencia de micronutrientes. Las carencias de hierro, zinc, yodo, vitaminas A, B 12 y D están muy extendidas, tanto en los países subdesarrollados como en los países en desarrollo, especialmente entre mujeres y niños. 

Dietas Equilibradas. La Quinua, por ejemplo, es el único cereal que contiene todos los aminoácidos que necesitan los seres humanos. La bambara es una importante fuente de proteínas, y el mijo es rico en calcio y hierro. 

Cambio Climático. El nopal crece en los desiertos y las zonas áridas, la acederilla y la quinua sobreviven a gran altitud, y algunas variedades de la fruta del árbol del pan florecen incluso en suelos arenosos o salinos.

Con el desafío creciente de la desertificación y el aumento de la frecuencia de los fenómenos climáticos extremos, estos cultivos son buenas soluciones para aquellos lugares en los que resulta difícil obtener cualquier otro alimento.

Fuente: https://www.fao.org/fao-stories/article/es/c/1155321/

publicidad