- publicidad -

A pesar de la fuerte competencia de países vecinos de la región y los costos logísticos y del transporte, los exportadores latinoamericanos y caribeños se han abierto espacios en el mercado de frutas del país asiático, lo que quedó demostrado en la 2ª Exposición Internacional de Importaciones de China CIIE -sigla en inglés-, que se llevó a cabo en la urbe oriental de Shanghai.

Chile es el país de la región con mayor cuota de mercado en China, liderado por sus conocidas cerezas. De acuerdo a información entregada por la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile ASOEX, durante la temporada 2017-2018, se enviaron de Chile a China un total de 385.516 toneladas de frutas frescas, cifra superior en más del 66 por ciento respecto a la campaña 2016-2017.

El tamaño del mercado chino atrae tanto a grandes como pequeñas empresas, lo que beneficia a los consumidores que encuentran más opciones y diferentes rangos de precios en el mercado.

De acuerdo con datos de la Cámara de Comercio de Importación y Exportación de Alimentos, Productos Autóctonos y Derivados de Animales de China, el país importó 5,53 millones de toneladas de fruta en 2018, un incremento del 25 por ciento en relación con el año anterior.

Por su parte, la empresa Goodfarmer Food de Shanghai, una distribuidora importante de productos agrícolas de China, comercializa plátanos latinoamericanos provenientes de Ecuador, Costa Rica y Colombia.

Wang Tianshui, gerente comercial de la compañía, dijo al portal de frutas en China Xinhua que su volumen actual de importación alcanza los 300 contenedores semanales y el 80 por ciento proviene de Ecuador. “Los plátanos ecuatorianos son más dulces, grandes y con cáscara más gruesa, lo que facilita el transporte y la conservación”, asegura.

Mientras que, la empresa peruana Camposol también ha consolidado su presencia en China, donde vende palta, arándanos, mandarinas, mangos y uvas de mesa desde hace varios años. “Estamos intentando aumentar el conocimiento popular sobre nuestra marca y la CIIE es una excelente oportunidad para lograrlo”, explica la coordinadora de Camposol en China, Lilin Zhang.

Además de los rubros tradicionales, Perú negocia con las autoridades chinas los permisos para exportar en los próximos años la fruta de la granada y palta congelada, comenta Mario Eduardo Ocharan Casabona, director de promoción de las exportaciones de PROMPERÚ, un organismo dedicado a mostrar las opciones comerciales del país suramericano.

“Quizás Panamá no puede competir en volumen, pero sí podríamos llegar a un mercado más selectivo con un producto de calidad”, asevera Julio Ronco Morales, representante de Augro Fresh S.A., una de las empresas certificadas en el país centroamericano para exportar piñas a China.

Como resultado de la primera CIIE, a finales del mes pasado llegó al puerto de Shanghai el primer lote de piñas doradas panameñas. “El año pasado se empezaron abrir las puertas, ahora esperamos seguir aumentando el número de clientes”, señala Ronco.

En tanto, el empresario costarricense, Mario Colombo, apuesta por otra modalidad: la fruta congelada, llevando a Shanghai piña, papaya, mango y melón conservado a temperaturas bajo cero.

“Estamos apenas explorando el mercado chino”, indicó Colombo, tras señalar que la fruta conservada en frío de su compañía tiene una vida útil de dos años y guarda casi todos sus nutrientes, con una uniformidad en la calidad.

Además de la fruta congelada, el melón es otra de las producciones que están en negociación para su entrada en China, precisó a Xinhua Erick Roberto Ulate Acosta, subdirector de Exportaciones de la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer).

Fuente: spanish.xinhuanet.com

- publicidad -