Tal como cuando decidimos viajar al extranjero, como personas naturales debemos cumplir con ciertos requisitos y para ello debemos realizar ciertos trámites. Bueno, para el caso de los productos vegetales la situación, aquí y en el mundo, es muy similar.

La exportación de la fruta chilena al mundo y demás productos vegetales está sujeta a las normas y leyes propias del país importador, debido a que el producto, dependiendo de su grado de procesamiento -fresco, deshidratado, esterilizado, etc.-, puede ser una vía de dispersión de plagas presentes en Chile, pero que no se encuentran en el territorio del país importador.

A donde quiera que vayas, entras a un supermercado y lo que reconoces a primera vista es la fruta chilena; su calidad, textura, color, aromas, tamaños y sabores propios de la tierra.

Uno de los pasos importantes para concretar un negocio en el extranjero es conocer si el producto en cuestión puede ser exportado al país de interés, es decir, si se encuentra autorizado. Para estos casos, las autorizaciones son entregadas por el Organismo Nacional de Protección Fitosanitaria (ONPF) de cada país importador y para cada producto vegetal, dependiendo de su país de origen.

Más en http://directoriofruta.cl/tienda/directorio-proveedores-la-fruta-edicion-completa-2017-pdf/