Aunque en Chile entre rubias y morenas existe una variedad de gustos y elaboraciones, lo cierto es que la cerveza negra es un alimento tan nutritivo y beneficioso para la salud como su hermana ‘la rubia’.

Un grupo de expertos de la Universidad de Wisconsin, ha demostrado que el consumo de un pequeño vaso diario de la cerveza negra puede prevenir ataques cardiacos al mismo nivel que tomar una dosis baja de aspirina y esto debido a que ayuda a evitar la formación de trombos arteriales.

Los investigadores explicaron, en una convención de la Sociedad Americana del Corazón celebrada en Orlando, que los mejores efectos de la cerveza negra se obtienen cuando se consume a la hora de comer. Son los agentes antioxidantes de este oro negro los que ayudan a eliminar el colesterol dañino que se acumula en las paredes arteriales.

El estudio realizado Estados Unidos, se llevó a cabo con una marca de cerveza en especial, la Guinness; y tras la ingesta de esta, se concluyó que tenía los mismos resultados en la prevención de formación de trombos que el ácido acetilsalicílico en bajas dosis.