Home / Actualidad Nacional / Potencian el desarrollo de la frutilla nativa chilena

Potencian el desarrollo de la frutilla nativa chilena

Aprovechando el gran potencial de desarrollo de la frutilla nativa, el Ministerio de Agricultura está desarrollando un proyecto que tiene por objetivo generar una estrategia comercial sustentable para la frutilla nativa chilena.

El proyecto “Extensión de época de cosecha y de la presencia en el mercado de la frutilla nativa chilena”, que financia el Minagri, busca proponer alternativas de manejo agronómico de esta fruta, que por su gran calidad puede alcanzar precios que oscilan entre los $3.000 y $4.000 el kilo, es decir, más del doble de lo que se paga por el kilo de frutilla comercial. La idea es que sea incorporada por pequeños agricultores de las zonas costeras ubicadas entre las regiones del Maule y La Araucanía. Actualmente existe gran interés en mercados nacionales y extranjeros por comercializar la frutilla nativa chilena (Fragaria chiloensis), pero el corto período de disponibilidad de fruta en el mercado reduce la viabilidad del cultivo.

En contraste con la frutilla comercial (F. x ananassa) esta especie tiene bajos rendimientos y época de producción corta; además se produce artesanalmente a campo abierto y con escaso uso de tecnología. De esta forma, mediante difusión y transferencia tecnológica se validarán módulos de producción para que los agricultores implementen prácticas apropiadas a su nivel tecnológico y económico.

Al respecto, el ejecutivo de innovación de FIA y supervisor de la iniciativa, Fernando Arancibia, señaló que “esta iniciativa está resolviendo una problemática importante del sector y significa una oportunidad única para posibilitar que esta especie nativa se convierta en un cultivo viable para pequeños y medianos productores agrícolas de la zona centro-sur de Chile, cuya comercialización debiera apuntar a mercados de nichos”. Adelanto en el peak de la cosecha En cuanto a los resultados, se han realizado ensayos con túneles en Contulmo y Putú en la región del Biobío y del Maule, respectivamente, lo que ha permitido adelantar hasta 10 días el peak de cosecha. Por otra parte, la investigación con sistemas de hidroponía de baja tecnología ha permitido expandir la época de cultivo a 10 semanas, lo que supera ampliamente a las 3-4 semanas que se logran con cultivos al aire libre.

En este sentido, el coordinador de la iniciativa y profesor titular de la Universidad de Talca, Jorge Retamales, indicó que “en el futuro se podría ampliar aún más el período de producción de fruta con las variedades en desarrollo —que se están generando en el programa de mejoramiento genético—, las cuales expanden entre 2 y 3 veces la época de producción respecto al material silvestre que se usa actualmente”. Asimismo, gracias a nuevas técnicas de manejo, se ha logrado aumentos significativos en el tamaño y calidad de los frutos que van entre 40% y 112%. Además, los cultivos hidropónicos lograron en su primer año producir el equivalente a 1,8 ton/ha versus la producción nula que se obtiene con producción al aire libre.

“Los productores de frutilla comercial logran rendimientos promedio de 25 ton/ha, mientras en zonas aledañas los que cultivan frutilla nativa alcanzan 3-5 ton/ha. Con los manejos desarrollados en el presente proyecto, se ha logrado duplicar los rendimientos, con lo cual se estaría llegando a las 10 ton/ha”, señala Retamales. Más y mejor fruta En la actual temporada se implementarán unidades demostrativas en las regiones del Maule y Biobío, las cuales incluirán producción al aire libre, bajo túneles y en cultivo hidropónico. Los objetivos de estos módulos son tener siempre fruta disponible entre octubre y marzo para interesar a los turistas en su consumo y difundir las actividades del proyecto mediante cartillas y paneles divulgativos.

Estudios de mercado realizados en restaurantes y agroindustria mostraron una predisposición a utilizar frutilla chilena dentro de sus respectivos negocios, independiente del conocimiento que tengan de ella. Cabe señalar, que en términos de valores, parte de los restaurantes que usarían frutilla chilena estarían dispuestos a pagar por esta fruta el doble de lo que pagan por frutilla comercial. Al respecto, cabe consignar que los precios de la frutilla nativa pueden oscilar entre $3.000 y $4.000 el kilo. Retamales agrega que “el pasado verano se vendió en Europa frutilla nativa chilena, producida en Holanda bajo invernadero, entre 4 y 9 euros ($2.660 -$6.000) el pocillo de 125 gramos, lo que abre una interesante expectativa para la exportación a ese mercado”. Sin embargo, si se espera que la frutilla nativa sea motor de desarrollo de los sectores costeros, se requerirá de un escalamiento de producción importante, lo que podría involucrar una disminución en precios para así penetrar nuevos mercados.

Fuente:Viveagro.cl