El documento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) entrega información estratégica con miras a crear una industria local de pasas de alta calidad, aprovechando la oportunidad que actualmente ofrecen los deshidratados en el mercado mundial.

“Chile posee las condiciones para contar con una industria competitiva de pasas de exportación, que se abastezca de uva cultivada exclusivamente para este fin”, es la principal conclusión que arrojó el estudio realizado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y que fue presentado en la Convención Nacional de Productores de Frutas, Fruittrade 2017.

El trabajo se realizó en el marco del Programa de Innovación de Frutos Deshidratados de FIA, en respuesta a los desafíos que enfrenta este rubro. “Queríamos generar conocimiento para la innovación y entregar elementos que contribuyeran a fortalecer la industria de pasas en Chile, de modo de aprovechar la importante oportunidad de mercado de los deshidratados en el mundo”, comenta la jefa de Desarrollo Estratégico de FIA, María Soledad Hidalgo.

Esto, agrega, permitiría aumentar la sofisticación de la producción primaria, contribuir a la diversificación productiva del país y aumentar el valor de las exportaciones. “Desafíos que Chile se ha propuesto alcanzar en el ámbito de los alimentos”, subraya Hidalgo.

Según explica la coordinadora del estudio, Rocío Castillo, a partir de antecedentes preliminares FIA buscó explorar la viabilidad económica de tener un huerto de uvas dedicadas especialmente a la producción de pasas. “El análisis económico que se realizó para establecer un huerto con variedades de uva para pasa, con sistema de conducción y manejos agronómicos para este fin, arrojó que sí es una opción productiva válida y rentable para productores interesados en tener un precio estable en el tiempo”, señala.

Actualmente en Chile no existen huertos ni variedades de uva dedicados a la producción de pasas. Por este motivo, la industria debe abastecerse de los descartes tanto de parrón como del packing de uva de exportación, y –dependiendo del precio de mercado– de parrones de uva de mesa redestinados a la producción de pasas.

Esta situación ha determinado que los volúmenes exportados hayan disminuido progresivamente. El año 2012 Chile superaba las 70.000 toneladas exportadas, con 70 exportadores, de los cuales 5 concentraban el 55% de las exportaciones. “El año 2015 los volúmenes exportados disminuyeron a alrededor de 62.000 toneladas, sin embargo el número de exportadores superó la centena, y los 5 principales exportadores representaron el 41% del volumen total exportado”, detalla Castillo. “Las exportaciones del año 2015 representaron un ingreso FOB de 152.6 millones de dólares”, concluye.

Fuente: Fedefruta

Estudio FIA confirma potencial de la producción de pasas en Fruittrade 2017